¿Y la universidad qué con Francisco? La universidad reflexiona ante visita papal

Ante el acontecimiento de la visita papal a Colombia, a la comunidad universitaria se presenta la oportunidad de asumir un hecho como este desde su laicidad, si bien la universidad es el campo donde convergen la multiplicidad de conocimientos y se promueve el respeto a la diversidad, entre tantas la de las confesiones, muchas coyunturas que tienen su origen en la función clerical pasan desapercibidas, inclusive siendo concordantes con proyectos académicos, cuando se rehúsa una relacionarse con ellas por su envoltorio religioso.

La cita de Jorge Mario Bergoglio está trazado por las dimensiones religiosas, políticas y sociales. Aunque sus representantes en el país insisten en el texto exclusivamente pastoral y los entes gubernamentales en el apoyo al proceso de paz, la agenda papal no desconoce ninguno de estos apartados además de tener en cuenta la vertiente social propia de Francisco.

En primer lugar, es el máximo representante de una confesión religiosa con una cantidad de fieles, que si bien la premura hace pensar que no tiene la misma fuerza de siglos atrás, el día a día induce una reflexión que no se centra en la cantidad de fuerza sinónimo en la capacidad de la misma, es decir, cómo está ejerciendo la que tiene. En segundo lugar, es el jefe del Estado del Vaticano, y como tal recibe los honorarios propios de la carga en su llegada, transcurso y despedida en cualquier nación, esto significa vincularse con otros jefes de Estado para la discusión y toma de decisiones con el trasfondo político. Y en tercer lugar, una labor más notoria en Francisco que en sus antecesores por una formación teológica jesuita es la importancia que hay en su discurso en la medida de la intervención social pública, privada,

Fotografía tomada de El Heraldo

El calendario para las visitas papales se organiza con mucha anterioridad. De Francisco ya tenía indicios de su interés por visitar Colombia; el embargo del pecado, permite durante los días del proceso de paz y el polvo matizado políticamente demasiado y podría haber caído como parte de la polarización que atraviesa el país, por tanto, el en el momento indicado permite todas las fábricas que su carga incumbe. Todo lo anterior se evidencia en la organización trazada en las temáticas para las audiencias en las cuatro ciudades colombianas: Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Francisco llega a Bogotá el miércoles 6 de septiembre en las horas de la tarde, pero su agenda se inicia todo el día en la mañana.

7 de septiembre. Bogotá. Está dirigido por el Comité Directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, y públicamente en el Parque Simón Bolívar cuando se hable sobre la familia y la vida.

8 de septiembre. Villavicencio. Los temas son violencia y medioambiente, destacables en la reunión con víctimas del conflicto y en su discurso sobre la reconciliación entre personas y con el que llama casa común, la tierra. El discurso ecológico de Francisco es constante, de ahí su carta encíclica Laudato sí '. Estos son documentos que se desechan por el prejuicio de su origen contextual, por la determinación de contrariar con todo aquello que se gesta en escenarios religiosos, y se ignora la base de formación intelectual de quien las erige, y además el poder discursivo del mismo.

9 de septiembre. Medellín. La vocación es el tema transversal, se desarrolla en el encuentro con los que están en proceso de formación religiosa, no se desconoce que Antioquia tiene notable dedicación a esta labor principalmente con Santa Rosa de Osos, la población que ha sufrido el conflicto armado y gesta la mayor cantidad de religiosos para todo el país

10 de septiembre. Cartagena. Bajo la pobreza y los derechos humanos se estipula el contenido del día en una ciudad que representa para el país la coexistencia de la opulencia y la miseria.

Si la universidad tiene en cuenta las dimensiones del acontecimiento puede darse la tarea de contrastar todo lo que esta permea con el quehacer que ella misma se ha estimado en la responsabilidad social y la construcción de memoria.

 

Pen.png - 4.33 kb  Por: Jon Sneyder