UNA PASIÓN MÁS ALLÁ DE LOS AUTOS

El olor a gasolina, la pasión por los motores y el sonido envolvente de la música en sus altavoces, son los pilares del grupo Club Mazda 323 Cali. "Somos un grupo de amigos que nos une la pasión automotriz, somos siempre estamos apoyando todo lo que tenemos que ver con nuestros autos o con nuestra vida personal", expresó Jhon Alexander Rojas, vicepresidente del club. 
Desde el mes de agosto del 2015, la sucursal del cielo fue el epicentro de una pasión automotriz que tiene más de 60 integrantes, unos verdaderos consumidores y apasionados por la reconstrucción, y preservación de esta marca. Sin embrago, este club de amigos tiene más pasión de las carreteras; en diciembre del mismo año se dio la tarea de realizar las obras sociales, para ayudar y contribuir con las personas que necesitan una mano amiga.
 
Algunos de los integrantes del CLUB MAZDA 323 - Cali 
 
 
"Realmente nosotros no contamos con la ayuda de ninguna otra entidad ni nadie, solo tenemos la voluntad de ayudarnos y, por lo tanto, no tenemos que volver a disfrutar de las cosas que más necesitamos. ", Comentó Rojas.
 
Este grupo de amigos es apasionado por los autos autos, hijo sin duda una familia unida, han recorrido el país ayudando a los más necesitados, en Mocoa después del desastre natural y hoy lo hacen en Cali con los venezolanos. 
 
Una raíz de la gran amistad que ha surgido entre ellos, muchas propuestas para ayudar con la atención, una de ellas es el "plan papito Dios", el cual consiste en un grupo de niños de bajos recursos, quienes son beneficiarios de fin de año para recibir un regalo que les obsequia desde el club.
 
'ENGALLAR': UNA PASIÓN QUE NUNCA SE ACABA. 
 
Las modificaciones de los autos 323 Mazda, el estilo de vida de estos apasionados, se han adoptado este estilo de vida como propio, y se pueden encontrar todos los miércoles en el parque de las banderas de Cali para discutir y compartir todos los nuevos detalles que le hacen a sus autos. 
 
"Cada vez que salgo a la calle veo los resultados que logró con mi carro, veo cómo la gente murmura sobre cada detalle que le pone, y eso me llena de satisfacción y me hace feliz", comentó Diego Serna, dueño del carro 'El Caballero' e integrante del grupo. 
 
Diego Serna junto a 'El Caballero' 
 
 
Con la autenticidad de sus automóviles este club se demuestra que sí hay compromiso y amor por todas las metas propuestas. Esta pasión es muy costosa y estos coleccionadores apasionados por los autos tienen que esforzarse en un diario para poder conseguir los fondos suficientes para hacer modificaciones y "engallar sus carros".
 
El Club Mazda 323 es un ejemplo de la pasión y el esfuerzo, pues estos calendarios se muestran a la edad de los niños, también se muestran a los jóvenes que por el medio de una pasión, también se pueden contribuir a la sociedad y aportar un granito de arena.
 
 
Las modificaciones no solo son partes de audio, color y motor
 
 
 

Diego Samudio 

 @cuardenodiego  orjeo