LOS INDEPENDENTISTAS DE AYER SON LOS CONSERVADORES DE HOY.

La jugada de los independentistas catalanes es un paso irresponsable que se ha apoyado en la manipulación de verdades a medias, de una estrategia de comunicación bien diseñada que toca lo emotivo sobre la racionalidad, el amarillismo sobre la veracidad, y el discurso culturalmente sensible de las minorías para empoderar unas a un ultranacionalismo con un discurso populista, antiglobalización y de resistencia.


Pobre de aquellos que se crean que el gran ruido de una minoría anarquizante representa a las mayorías no solo de España sino de la propia región catalana. Los hechos para aquellos que creen en la inmediatez, que no confrontan datos o no indagan creerán en los resultados pero para los otros, los que no son ciegos, los que tienen una mirada crítica y conocen la historia ven que en los resultados hubo ausencia de legalidad y transparencia.
Llamo la atención del uso manipulado de imágenes violentas falsas que justificaron la reacción internacional contra el gobierno español y su policía. No obstante, ciertamente hubo acciones policiales antidisturbios en cumplimiento de la ley y la constitución.
Hoy también se sabe que hubo presiones poco democráticas a la ciudadanía no independentista; que han existido agresiones con piquetes de radicales a la institucionalidad y los ciudadanos no independentistas; que se han utilizado menores, jóvenes ciertamente adoctrinados como escudos y punta de lanza en acciones callejeras; que hubo conspiración y sedición en los guardias autonómicos de Cataluña para no cumplir las decisiones de la constitución española.
Sin duda en España sucede lo que se viene intentando en varios países hay una élite política profundamente nacionalista anti integracionista de una Europa comunitaria, que al final, tiene que ver más con los ultraconservadores que con un pretendido discurso de revolucionario. Los anarquistas catalanes de la CUP y en PODEMOS (Pablo Iglesias) con su discurso populista y de nueva izquierda hacen para mal un pésimo papel junto a los independentistas, nada extraño, los extremos son iguales. Así mismo ocurrió en la República Española entregando al país al caos.
Hoy no es solo Cataluña la que incentiva una secesión, Europa tiene varias regiones con vocación separatista (ver mapa). Los significativo es que si antes el independentismo fue una aspiración democrática y de autodeterminación de los pueblos ante un sistema colonial; en la actualidad es el escondrijo de intereses conservadores, aislacionistas de corte populista muy coincidentes con los movimientos de corte fascista de los años 20-30 en Italia, Alemania y la propia España. Mencionaré solo tres, los más significativos: el Partido por la Libertad (PVV) de Holanda (Geert Wilders), el UKIP del Reino Unido quien lideró el Brexit (Nigel Farrage), el partido austriaco FPÖ ( Heinz-Christian Strache). Las tesis de estos ser islamófobos, antinmigrantes, anti europeístas y el populismo político.
Sin duda Cataluña es el mejor reflejo del extremismo político irresponsable que vemos en Grecia, Francia, Holanda, Alemania, Hungría o Polonia. Es un regreso al pasado con nuevos discursos bajo las banderas del nacionalismo y populismo.
Ante esta realidad hay un viejo oso ruso (Putin) al acecho que trata con su ejército de hackers seguir influyendo en la política global como ha hecho en el Reino Unido con el Brexit, en EEUU y Francia con las elecciones presidenciales, y ahora en España con sus estrategias globales mediáticas de desinformación, de hecho, la Guerra Fría nunca ha terminado.
P.D. En Colombia sucede algo similar, pero eso es otro tema.

 

Pedro Pablo Aguilera.

  @841790

   nombre de fotógrafos