LA FAKE NEWS Y LA ENCUESTA DE INTENCIÓN DE VOTO DEL PRESIDENTE CUBANO

Las noticias falsas, son eso falsas. Y estas han existido desde siempre que ha existido comunicación humana. Ellas juegan con temas muy sensibles de interés en determinados públicos. En algunos casos distorsionan el contenido o las fuentes la información generando estados de opinión que afectan la percepción social sobre un tema con resultados en algunos casos de gran impacto.

Lo cierto es que el periodismo se ha visto seriamente afectado como profesión por estas fakenewsen la época de las redes sociales. La democratización de los medios de comunicación que significan las redes sociales y medios on line  no solo han  roto el control o exclusivista que tenían los medios tradicionales de comunicación como los únicos constructores de agendas mediáticas en temas o contenidos bajo una normas más o menos comunes y aceptadas sobre la calidad informativa; a la vez, han dado voz a cualquier actor individual o social que quiera ejercer un discurso, un relato contra los poderes tradicionales reconocidos como fuentes confiables.

“Tú haz los dibujos, que yo pondré la guerra”, dijo William Random Hearst director del influyente diario New York Journal para que EEUU entrara en la guerra con España en Cuba en 1898.  Tal fakenews lo hicieron posible y cambió la historia del periodismo y del mundo. Muchos ejemplos hay, desde las más diversas posiciones editoriales. Al servir los medios como instrumento de propaganda y políticos las fakenews cobran fuerza lo que sucede es que si antes existía un pool de medios hoy todos somos medios.

El falso perfil  de Facebook del presidente en Cuba existía desde hace semanas; manejaba en un alto grado información oficial tomada de la cuenta oficialde Twitter,  en ella participaban activamente miembros de la clase política cubana y sus seguidores. Era un canal falso pero aceptado desde la oficialidad como canal alterno para llegar a un mayor público. Lo que no se dieron cuenta es que ese espacio cobró audiencia y justo hace 72 horas apareció una encuesta ¨oficial¨ del presidente cubano para evaluar la intención del voto cubano en el debatido referendo para una nueva constitución en Cuba; una apuesta mediáticamente manipulada desde el gobierno cubano que no ha dado opciones de exponer públicamente, masivamente las otras miradas.

Nadie ha logrado identificar la fuente del creador del perfil de la falsa cuenta de Miguel Dìaz-Canell. Nadie había denunciado desde los sistemas eficientes de control de medios en Cuba.

La falsa encuesta y por lo tanto fakenews, pudo ser o no, un ¨balon suelto¨ desde el propio gobierno cubano para evaluar la verdadera intención de voto para el refrendo del 24 de febrero. Pudo ser una iniciativa no consultada de algún Assange cubano que en tiempos de apertura de internet quiso demostrar el éxito del trabajo realizado en favor del SI. Y es que en Cuba hay un estricto control de la información para que algo aparezca y persista utilizando el nombre del presidente cubano.

La resultante ha sido que tal fakenews, la de la encuesta, en estas 72 horas se ha hecho viral y los cubanos han votado libres de controles policiales. Podían haber votado todos, solo una vez, los que quisieran. Los resultados hasta ayer  viernes 21 de febrero, en la tarde decían esto:

La página fue cerrada en la noche.

 

Quién fuera el creador de ese perfil falso, de esa encuesta falsa, de esa fakenews, no sabía quién accedería, los resultados podían o deberían ser favorables al gobierno teniendo en cuenta que el estado cubano afirma, espera resultados tradicionalmente conocidos de apoyo del 98 % o más. La libre concurrencia demostró otra cosa.

Hay veces que las fakenews son un instrumento de  contra poder cuando no tenemos acceso a expresarnos libremente y en donde debería hacerlo todo ciudadano.

En Cuba mientras todos los medios oficiales solo se hace propaganda por el SI, negando alternativa al NO, mostrando una falsa y engañosa unanimidad ¿eso no es también una fakenews estatal u oficial?¿fue un error estratégico de unos o una jugada inteligente de otros?

Lo cierto es que estamos en tiempos de retos profesionales.

 
 

  Pedro Pablo Aguilera 

@841790