LA COMUNICACIÓN POLÍTICA DEL 28A, A LA ESPAÑOLA

Cinco candidatos vienen recurriendo a todas las armas de la comunicación política para motivar al electorado español. Todos tratan de mostrar: experiencia, honradez, atento a los problemas, y  autoridad. Eso es España en el escenario político y eso es lo que vemos en los medios españoles tanto escritos, televisivos, radiales o digitales.

 España se acerca este domingo a otra elección de un nuevo gobierno. La fragilidad en la gobernabilidad parece ser una constante desde que al bipartidismo tradicional  le aparecieran nuevos protagonistas. Al Partido Popular (PP) de centro-derecha y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de centro-izquierda se le han sumado  tres partidos: el VOX de extrema derecha homofóbico, xenófobo y clerical; CIUDADANOS, de centro-derecha y UNIDAS PODEMOS de claros tintes populistas de izquierda.

Candidatos

Cada candidato, todos hombres, sabe que entre la imagen que desean proyectar y la cómo son vistos por sus electores hay una gran diferencia, pero si nos limitáramos al ¨look o pinta¨ de ellos, tenemos que mientras los dos extremos Pablo Iglesias (UNIDAS PODEMOS), izquierda y Santiago Abascal (VOX), derecha posan con ropa informal en cualquier espacio. Pablo Casado (PP), Albert Rivera (C´S) y Pedro Sánchez (PSOE) son más formales y cuidadosos en como presentarse en los diversos públicos. Todos han sido efectistas en comunicación de una forma u otra.

Cada candidato  comunicativamente son muy buenos oradores, polemistas e inteligentes más allá de sus posiciones políticas. Saben vender sus ideas. Uno, el de VOX ha optado por una franca confrontación con los medios españoles centrando su fuerza comunicativa en las redes y las plazas, con particular atención en esa España no urbana, agrícola, despoblada y conservadora, es el Trump español que busca  tomar el espíritu conservador y autoritario en un momento de riesgo de quiebre de la unidad ibérica.

Los dos jóvenes líderes de la centro-derecha, Casado (PP) y Rivera (C´S) han trazado una estrategia casi suicida de la derecha moderada de desgarrarse entre ellos queriendo capitalizar ser la mejor opción de un liberalismo renovado, de una España global con firmeza de rechazar el independentismo catalán. Su espectro son los sectores empresariales, tecnócratas y población urbana. Sobre ellos pesa una fuerte complicidad con la corrupción.

En la centro-izquierda esta quién nunca ha ganado una elección popular y es el presidente en función por una moción de censura que lo llevó al poder en junio de 1918, Pedro Sánchez (PSOE). Ha mostrado ser capaz de rehacerse una y otra vez. Es muy hábil para construir alianzas. Es moderado. Como sea, ha llevado al PSOE nuevamente al poder y situarlo como un socialismo democrático y reformista. Constitucionalista como sus más cercanos en la derecha, pero bastante conciliador con los  independentistas jugando al factor del desgaste del tiempo algo muy riesgoso. Su estrategia ha sido mostrarse tranquilo y dejar que los otros se desgasten entre sí, el apela a una maquinaria partidista unida y al deseo de estabilidad que tienen los españoles. Ser poder da un margen a su favor.

Finalmente, el populista de izquierda Pablo Iglesias (UNIDAS PODEMOS) que aunque ha perdido mucho espacio en Madrid, su entorno natural ha sido capaz de ganar espacios en los debates con efectismos populistas y ha cerrado campaña en Cataluña sumando a los independentistas. Son tiempos de populismo en el mundo y todo puede pasar aprovechando las disputas de la derecha por una parte y levantando  por otro, el temor de un neofranquismo.

Hoy las encuestas señalan a Sánchez como ganador, pero necesariamente las alianzas serán necesarias.  Seguramente Sánchez, aunque no lo diga, preferiría hacerlo con un Rivera que con un Iglesias, pero el catalán Rivera es muy soberbio. Pactar con Iglesias es comprometerse con el independentismo y ser nuevamente bloqueado en su política económica que lo llevó a la crisis. Mientras Vox  amenaza aparecer con una fuerza ultraconservadora que únicamente podrá beneficiar al PSOE.

Todo depende de cómo ha sido leído cada mensaje. Las cuentas pueden sorprender y mover el péndulo.

 

 Pedro Pablo Aguilera

 @841790

 Foto tomada de: Intereconomía. La televisión del toro.