Gabo

"La ética debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón"

El Topacio

Corazón hídrico del Valle

 

En el Centro de Educación Ambiental El Topacio, ubicado a una hora de Cali, se puede encontrar una gran variedad de aves, reptiles, insectos, flora y fauna, así como de más de 40 tipos de plantas medicinales.

Este lugar cuenta con cascadas, ríos y quebradas que son las encargadas de surtir de agua a algunas ciudades como Cali y Buenaventura, por lo que no es permitido bañarse en ellas.

Entrada a El Topacio.

Anteriormente, El Topacio era una finca cafetera y ganadera altamente impactada por el ser humano. En 1998, el ejército decidió cerrar el centro; el primer motivo fue por la seguridad de los visitantes, pues la guerrilla bajaba al lugar con frecuencia. Adicionalmente, se buscaba su recuperación y la conservación de la zona y de las especies nativas.

El cierre duró diez años y, recuperada la seguridad, fue reabierto en el 2009.

Uno de los grandes atractivos de El Topacio es la quebrada La Chorrera, que forma 3 cascadas, la más alta de ellas con 135 metros de altura.

Angélica Torres, estudiante de la Universidad Autónoma y visitante del parque, afirma que “es un lugar hermoso y está a solo minutos de la ciudad, se puede disfrutar del aire libre y de la naturaleza”.

Quebrada La chorrera. 

Los objetivos del Centro son poder educar a los visitantes a convivir con el medio ambiente, la importancia de la biodiversidad y la no destrucción al entrar en contacto con ella, cuando se hace el recorrido por el sendero ecológico. Uno de los requisitos es no llevar bebidas en botellas plásticas, no ingerir bebidas alcohólicas ni fumar cigarrillo, no hacer ruidos fuertes ni utilizar el flash de las cámaras, ya que pueden perturbar la tranquilidad de las especies nativas.

Andrés Rodríguez es uno de los encargados de guiar a las personas en el recorrido por El Topacio; “desde la recuperación del parque he logrado ver osos de anteojos, que ahora son una especie en peligro de extinción, es muy satisfactorio sentir y saber que lo que hacemos está ayudando a la naturaleza”,  afirma.

 Daniela Sánchez. 

  @Danielasguevara