UN DON HECHO MALDICIÓN

Desde que Leslie Espinosa tiene uso de conciencia, experimentaba todo tipo de presencias y actividades paranormales, desde sombras hasta sucesos que no se podía explicar.

A la edad de 10 años, lo que para Leslie, a lo mejor, eran espejismos o parte de su imaginación, comenzó a tomar formas de personas. Las apariciones de estas entidades se volvieron cada vez más constantes, hasta el punto de que no solo su casa sería el lugar donde Leslie presenciaría estos sucesos paranormales; sino también la calle.
 
“Decidí acercarme a mis padres para contarles lo que me sucedía, pero no me hicieron caso. Entonces opté por recurrir a mi abuela, que por ser una mujer cristiana, pensé que tal vez me iba a entender; pero no fue así, terminó regañándome y diciéndome que eso era por andar viendo todos esos programas que veía, y la música que escuchaba, hasta el punto de decirme esquizofrénica, que porque nada de esas cosas existían”, afirmó Leslie, quien hoy tiene 20 años de edad.
 
Querer saber y comprender por qué se percataba de presencias que las demás personas no percibían, la obligó a investigar. Fue cuando descubrió que el nombre con el que se conoce lo que le sucede es ‘discernimiento de espíritus’.
 
“No quise desarrollar ese don, ya que para esto debía prepararme, para poder comunicarme con estas personas o presencias y así ayudarlas, pero no me siento preparada, aún me da mucho miedo asumir esta responsabilidad”, agregó Leslie, estudiante de licenciatura en básica primaria en una universidad privada de Cali.
 

Algunas personas aseguran que sus seres queridos ya fallecidos los protegen desde el mas allá.

Todo comenzó a agravarse cuando estas entidades pasaron de mostrarse sumisas ante sus ojos, a acecharla y asustarla de manera constante; incluso llegaron a tener contacto físico con ella.
La gravedad de la situación llegó al tope un día, cuando iba manejando su carro y vio cómo una persona se lanzó a la avenida, lo que la obligó a frenar intempestivamente, circunstancia que por poco termina en un accidente. Pero, para su sorpresa, no era nadie.
 
El miedo que le generaba lo que vivía la llevó a increpar nuevamente a sus padres. Al comentarles la magnitud de los sucesos, su padre decidió contarle que, al igual que ella, él también tiene la capacidad de ver más allá de lo que cualquier persona puede ver, don que le fue heredado a la joven.
 
Los textos bíblicos brindan tranquilidad emocional y espiritual.
 
¿Qué dicen los expertos frente al tema?
 
Según el parapsicólogo Jhonatan Gómez Botero, “diversos estudios han demostrado que la causa de estos dones se debe a que nuestra consciencia se divide entre varias dimensiones; el nivel evolutivo de la persona que conserva este tipo de conexión, le permite a su ser físico conectar sus cuatro cuerpos, lo que da como resultado este tipo de manifestaciones. Es común que la persona que cuenta con este don tiene uno o dos familiares con la misma capacidad”.
 
Las oraciones se convirtieron en su refugio, pues no hacía más que llorar y preguntarse por qué había sido escogida para semejante don, sintiendo alivio. Aun así, concibió la idea de buscar la ayuda de profesionales, pues su intención, más allá de comprender el porqué de su condición, era poder controlar y/o apagar su virtud.
 
En conversación con Utópicos, Jaime García Marmolejo, sacerdote eudista afirmó que “al interior de los grupos de oración, es muy normal que se manifieste la acción diversa de Dios y por medio de este, es donde entramos a realizar un proceso o un estudio de la persona, de sus actitudes y reacciones, lo que permite saber si es cierto que ha recibido ese don, pues los aspectos emocionales y psicológicos, tienden a confundirse con él”.
 
Sin embargo, Leslie decidió no darle más vuelta al ruedo, pues dice no creer en la religión, debido a que su fe es con Dios y no con ningún intermediario. Es así como, a través de sus oraciones y con ayuda de su abuela, logró poco a poco ir controlando sus habilidades, hasta el punto de que lo que le sucede hoy en día, lo ve como algo normal, intenta no darle tanta importancia, puesto que cree que es la única manera de evitar que empeore,  y también para evitar malentendidos, derivados de la ignorancia.
 
“Lo que la gente no conoce, le genera miedo, lo desconocido le genera temor, por eso tiende a tildar o tachar a las personas que cuentan con estas capacidades, como locas y no es solamente alrededor de este tema, sino también con una enfermedad, con una comida, una manera de vestirse o hasta un pensamiento”, agregó Gómez.
 
Asuntos tan delicados, como lo paranormal, no deben ser objetos de burla o de estigmatización, pues solo quien lo vive, es quien conoce lo difícil que puede llegar a ser tener que lidiar con ellos. Algunos los buscan, otros los desean, pero lo que sí es cierto, es que no todos los soportan. 
 
 Junior Soto / Alejandra Restrepo/Andrés Aguilar
 @own0224/@alerestrepo99/im_caam