Gabo

"La ética debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón"

Recicladores de oficio: fuente de empleo en la basura

Recorrer las calles de la ciudad recolectando, en costales o carretas, materiales que se desechan como basura, es el trabajo diario que sirve como medio de subsistencia y como la oportunidad de convertirse en empresarios, a través de las asociaciones de recicladores de oficio.

Actualmente en Cali, 28 asociaciones reciben el apoyo y reconocimiento de la administración municipal, que brinda acompañamiento organizativo, administrativo, financiero y operativo, para aquella población que anteriormente desempañaba estas actividades de manera informal.

Salir a las calles de la ciudad seguros de su trabajo, es el objetivo de la asociación Amure.

"La alcaldía de Cali siempre nos ha brindado apoyo, y más desde la política pública del reciclador de oficio, que nos incentiva a volvernos empresarios y apropiarnos de la labor como si fuera nuestra empresa”, manifiesta Luz Eina Huila, recicladora desde hace 18 años y representante legal de la asociación Amure.

El esquema de aseo inclusivo y social en la ciudad busca dignificar esta labor desempeñada por personas en condición de pobreza y vulnerabilidad, como una ocupación que brinda la prestación de un servicio público de aseo, “el 50% de lo que llega al basuro de Yotoco, es aprovechable, pero solo el 1,3 % se logra rescatar, porque no se separa en casa”, señaló Alejandro Arias, director de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos Municipales.

La asociación Amure fue creada hace 5 años y está integrada por 85 recicladores, pero de ellos solo 25 emprenden de manera ordenada el reciclaje de oficio.

La cultura de reciclaje es un tema que se ha venido trabajando desde esta entidad, buscando sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de esta práctica desde los hogares y, además, resaltando el papel trascendental de los recicladores de oficio en el aprovechamiento de los residuos.

Ahora bien, es importante señalar, como bien lo dice Luz Eina, que “no todos son recicladores y mucho menos, aquel que mete las manos a la basura”, expresando que esta alianza con organismos públicos y fundaciones, abarca un compromiso y disciplina con una actividad vista, en muchas ocasiones, de modo negativo.

"Nos incentivan a volvernos empresarios y apropiarnos de la labor como si fuera nuestra empresa": Luz Eina, recicladora.

“El 85% de los barrios de la ciudad están cubiertos por un reciclador de oficio”, manifiesta Arias, quien con satisfacción comenta que los logros que se han alcanzado con estas personas, demuestran cómo el reciclaje contribuye en la limpieza del espacio urbano de la ciudad, y el valor que merecen los recicladores de oficio.

 Valeria Collazos Aguirre

   Valeria Collazos Aguirre