Gabo

"La ética debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón"

LA OTRA CARA DE LOS JÓVENES INFRACTORES

El presente artículo tiene como intención exponer el proyecto “Caracterización socio familiar de un grupo de jóvenes y adolescentes infractores recluidos en el Centro de Formación Juvenil Buen Pastor – Cali”. El proyecto se inició a raíz de los análisis que se realizaron en el proceso académico mediante las prácticas profesionales en el Centro de Formación Juvenil Buen Pastor, centrándose en brindar aportes que apuntaran a visibilizar el contexto social, que se configura con el contexto familiar de los jóvenes y adolescentes infractores, a través de las relaciones y prácticas familiares.

Este trabajo se fundamentó en dos aspectos: primero, se hallaron diferentes estudios en torno a la problemática de jóvenes y adolescentes infractores, situados en responsabilizar a las familias, de acuerdo con la atención que estas les prestaran -a los adolescentes y jóvenes- o la forma como se conformaban, desatendiendo la complejidad de las diferentes determinaciones que engloba la problemática.

Parte de ello es: lo social, lo cultural, lo político, lo ideológico y lo económico; es decir, tanto los jóvenes y adolescentes, como sus familias responden al orden social en el cual se sitúan; por ende, desde la profesión de trabajo social, la investigación pretende rescatar y hacer visible el contexto social, de forma que los diferentes actores sociales medien frente a esta problemática.

Segundo, la investigación se hace importante para la sociedad, debido a que los diferentes datos estadísticos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) muestran que uno de los municipios de Colombia donde más se presenta esta problemática es Cali, indicando que, en el 2018,ingresaron 477 jóvenes al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes (SRPA).

 

Fotografía de archivo

 

Por tanto, se propuso cumplir objetivos que apuntaran a conocer el contexto social y familiar, que identificaran cómo se dan la comunicación y la convivencia en el marco de las relaciones familiares; al igual que explicar las prácticas dentro del contexto familiar, como la ocupación y la orientación para la vida. A fin de analizar cada una de las categorías en contexto, se recurrió a la perspectiva de Mallardi (2016), para quien las familias son entendidas como un espacio social privado que se ha ido trasformando y adquiriendo cambios que han interferido en las relaciones y prácticas familiares, las cuales permiten reproducir la vida cotidiana.

Dentro de ese orden de ideas, el autor expone que las familias no se pueden estudiar de forma independiente del contexto social; por el contrario, estas deben ser analizadas dentro del contexto socio-histórico y las distintas determinaciones que se relacionan entre sí, como: sociales, culturales, políticas, económicas, ideológicas.

Dentro de la misma perspectiva, Kollontai (1921) enfatiza en los diferentes cambios que ha atravesado la familia, expresando que la independencia de la mujer frente al hombre, por medio de la ausencia del estatuto legal matrimonial, repercutió en la dimensión económica y en el desprendimiento de la familia patriarcal, por medio del modo de producción capitalista en el que incursiona tanto el hombre como la mujer, en prácticas laborales remuneradas.

A partir de lo anterior, se diseñaron, en primera instancia, entrevistas semiestructuradas dirigidas a una población de 10 jóvenes y adolescentes sancionados, que se encontraban en el Buen Pastor, los cuales oscilan entre 16 y 21 años de edad. También se diseñaron entrevistas dirigidas a las personas de los barrios, a los cuales pertenecen esta población[1].

 

Fotografía de archivo

 

A lo largo de la experiencia en la investigación se visitaron diferentes barrios, entre ellos República de Israel, Manuela Beltrán, Mojica, Marroquín y Siloé, en los cuales visualmente se denotaban con mayor incidencia: el trabajo informal; la producción y las diferentes formas de “ganarse la vida”, de obtener el sustento para vivir; la presencia de población infantil en las calles y la inexistencia de atención frente a la problemática. Ante esto, se logró entrevistar a habitantes que se desempeñan en actividades como taxista, vigilante, construcción, transportador, etc.

Estas personas explicaron sus percepciones frente a la problemática, indicando que, según ellos, parte de la población tiene una escolaridad incompleta; se presenta además desempleo, lo cual lleva a que los habitantes opten por crear puestos móviles que les permitan ingresos; sin embargo, esto afecta los espacios de socialización familiar debido a que gran parte del tiempo están en la búsqueda del sustento diario, que es inestable, e incurriendo en prácticas como el acompañamiento a los menores de edad a la escuela, espacios de orientación familiar, el compartir en familia, entre otros.

Resultados

En primer lugar, se recolectaron una serie de datos y aspectos socio demográficos de los jóvenes y adolescentes: edad, barrio, etnia, estrato, con quién vive y en qué trabajan los referentes familiares; de igual forma, se procedió con las personas de los barrios para conocer: barrio, comuna, escolaridad, etnia y ocupación.

Tabla 1.

 

 

Tabla 2.

 

 

En segundo lugar, las entrevistas dirigidas a los jóvenes y adolescentes arrojaron que:

El 70% pertenecen a la familia monoparental, dentro de las cuales, el 50% es conformado por la figura materna, el 10% es conformado por la figura paterna y otros familiares, y el otro 10% es conformada por la figura materna y otros familiares.

10% corresponde a la Familia extensa: La cual es conformada por los diferentes familiares, además de los padres, como los abuelos, tíos, primos.

10% corresponde a la Familia nuclear, que es conformada por el padre y la madre,siendo una cifra bastante baja.

10% corresponde a la familia sin núcleo: La cual es conformada por otras personas diferentes a la figura materna y/o paterna. Dentro de esta tipología,los jóvenes y adolescentes refirieron que, aunque actualmente viven con sus padres o uno de ellos, en algún momento de sus vidas, durante un tiempo, han vivido solos, con amigos, novia etc., por fuera de su hogar familiar.

Por último, se identificaron los aspectos planteados en los objetivos:

La comunicación y la convivencia al interior de las familias, se ve alterada por el contexto social en el que se sitúan. Según los jóvenes y adolescentes, se altera por el consumo de sustancias psicoactivas y deserción escolar, entre otras razones.

La orientación para la vida[2]es trasmitida por algunas familias, pero los jóvenes y adolescentes no aceptan o no se apropian del saber que les trasmiten. En otros casos, esa orientación no es trasmitida. Frente a esto algunos adolescentes expresaron:

Yoestudié hasta los 12 años, que estaba en sexto, me echaron, porque faltaba mucho al colegio, mi mamá se enteró y me dijo: “dígame si no quiere estudiar para no perder más mi tiempo”, y pues así fue yo dejé de estudiar, permanecía por fuera de la casa día y noche, era algo frecuente.

Desde que nací hasta los 16 años viví con mi papá, a los 13 viví con mi mamá un año. (Pregunta de la investigadora)

 ¿Cómo era la relación con ellos?

(Respuesta)Bien, mi papá, él me dejaba hacer lo que quisiera, me dejaba a la libertad”; mi mamá es estricta.

La ocupación en esta población, arrojó que prevalece el trabajo informal, el cual influía en los espacios familiares, como se puede observar en la tabla 1. Además, uno de los habitantes del barrio Manuela Beltrán nos manifestó lo siguiente:

 Por la economía, vivimos en un estrato donde los padres tienen que salir de 6 de la mañana a 7 de la noche, que van regresando a la casa de laborar. Los muchachos se crían solos, les dejan aguapanelita…Entonces, si él va a pagar para que lo cuiden, entonces qué le van a dar de comer a ese muchacho, un solo sueldo no sirve. Entonces, el niño aquí, la verdad, la verdad aquí se cría el que quiere criarse bien, porque el papá, quiera o no quiera, le toca dejarlo solo, porque no hay una forma para el sustento, porque sale el padre y qué hizo el niño en el día solo, un vecino no te va a criar el niño como lo va a criar usted, usted llega y ya está cansado, el niño ya está dormido.

El contexto social

El contexto social manifestado por las personas de los barrios, es acarreado por una serie de aspectos como: la fuerte presencia de riñas, consumo, expendio de drogas, desplazamiento, desempleo, entre otros. Todos estos factores interfieren en las familias, en la medida que estas procuran desarrollarse en el entorno.

Por otro lado, se les preguntó a algunos habitantes de los barrios si creen que el contexto barrial influye al interior de la familia: en 4 de los casos respondieron que sí,argumentosustentado en la socialización de los jóvenes y adolescentes con sus referentes pares, lo que entra en contraherencia con lo que le inculcan en casa 3 respondieron que no, porque la responsabilidad es exclusiva de la familia; no sabe no responde, 1.

Finalmente, se analizó quela problemática de prácticas delictivas se trabaja en los centros con la población adolescente y juvenil, al igual que responsabilizan a las familias de una buena orientación, dejando de lado las afectaciones que convergen en el contexto social, alterando los espacios de socialización y de cuidado que se les podrían brindar a estos jóvenes, no solo por parte de las familias sino tambien de otros actores sociales en el marco de las políticas públicas.

 

Bibliografía

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar[ICBF], s.f.

Kollontai (1921) El comunismo y la familia recuperado de: https://www.marxists.org/espanol/kollontai/comfam.htm

Mallardi, M. (2016). Cotidiano y relaciones familiares: elementos para la intervención profesional del Trabajo Social. Recuperado de https://catedralibrets.files.wordpress.com/2017/04/gianna-mallardi.pdf

Mosquera, L (2020). Caracterización socio familiar de un grupo de jóvenes y adolescentes infractores recluidos en el Centro de Formación Juvenil Buen Pastor - Cali (Trabajo de grado). Universidad Santiago de Cali, Cali, Colombia.

 



[1]Comunas 4,11,13,14,15,16,19 y 20.

[2]La orientación para la vida, es entendida como la trasmisión del saber cotidiano;  desde Mallardi es explicada como el conjunto de conocimientos que es necesario interiorizar sobre la realidad para desenvolvernos en la vida cotidiana. Mallardi (2016)

 

 Laura Mosquera 

 Trabajadora Social USC