LA USC RESPONDIÓ AL SIMULACRO NACIONAL DE RESPUESTA A EMERGENCIAS.

¿Qué tan preparados están quienes se encuentran en la USC ante posibles acontecimientos derivados de fenómenos y catástrofes naturales?  A través de su participación en el Simulacro Nacional, y con acciones como la evacuación, el uso de rutas seguras y la identificación de los puntos de encuentro, se buscó evaluar el comportamiento de la comunidad universitaria en la ciudadela Pampalinda, de la Universidad Santiago de Cali.

A las 9:00 de la mañana de este miércoles, sonó la alarma que advirtió la evacuación de las aulas de clase, oficinas, laboratorios y locales comerciales. En cabeza del programa de Atención Pre-Hospitalaria de la Facultad de Salud y de un grupo de 180 personas, conformado por estudiantes, profesores y administrativos, se lideró el ejercicio.

“Nos sirve para darnos cuenta de las falencias, también realizamos la evaluación de la afluencia del público en un día normal, en el que la mayoría de las personas no esperaban que se realizara un simulacro. Nos dimos cuenta de cuánta gente se puede acumular si llegase a pasar un evento real y cómo estos identifican las salidas de evacuación y los puntos de encuentro”, expresó a Utópicos el organizador y director de programa de Tecnología en Atención Pre-Hospitalaria, Eduardo Mayorga.

Según Mayorga, la evacuación de los bloques que conforman la ciudadela de la USC tardó solo siete minutos.

La Plazoleta de los Sabios, punto de encuentro en el Simulacro Nacional de Respuesta a Emergencias 

 

Pacientes con graves heridas fueron simulados y los estudiante de APH se encargaron de atenderlos.

 

Heridas, quemaduras de tercer grado y paros cardiorespiratorios fueron algunas de las situaciones simuladas y atendidas por los estudiantes APH

 

La simulación de espacios, situaciones reales y comunes en caso de ocurrir una catástrofe natural, como heridas, quemaduras de tercer grado y paros cardiorespiratorios, se vivieron en la ejecución del ejercicio, con lo que se pudo observar la preparación por parte de estudiantes y de participante en esta actividad.

María del Mar López, estudiante de cuarto semestre, compartió con Utópicos cómo es la preparación desde las aulas y cómo este tipo de eventos aporta a su formación profesional: “la preparación es diaria, los profesores y nosotros, como estudiantes, nos dedicamos a todo el tema de los simulacros. Vemos una clase que se llama Soporte y ahí aprendemos a manejar toda clase de heridas, hemorragias y tratamiento ante estas situaciones. Esta es la realidad que nosotros, como APH, vemos a diario, nosotros no solo somos una ambulancia que va detrás del herido, nosotros diariamente salvamos vidas como las que simulamos aquí”.

 

 Luis A. Plaza