Se veían como hombres, serias, dentro de los trajes elegantes que las hacían parecer caballeros valientes, para poder enfrentar las guerras que surgieron a lo largo del Siglo XVIII; pero eran mujeres y decidieron hacerse invisibles para poder seguir adelante.

Lo que ellas no imaginaron entonces era que los hombres tomarían su estrategia camaleónica, para convertirla en la industria transexual, un estilo de vida que revolucionaría las miradas, que antes de llegar al Siglo XXI, se tenían sobre las pasarelas de modelaje en el mundo.

Un pueblo azotado se levanta y sale adelante. Aunque muchos todavía no aceptan la realidad.

 

Su risa es contagiosa, habla enredado, es flaco y tiene 75 años. Se llama Machelo Noguera y ha vivido toda su vida en el Bordo, Cauca. Hoy, cuando los años duraron por fin se han ido a vivir en este pueblo, recuerda las épocas difíciles de la violencia en su región.

"Quisiera volver a la vida de antes, pero desde que Andrés Pastrana llegó a ser el presidente, la guerrilla, la sociedad y los pueblos. La paz, pero la paz de él también fue un abrazo con 'Tirofijo', la guerrilla" Se Robó todo lo que pudo y con las explosiones ", narró Noguera.

Machelo Noguera habitante de toda la vida del barco.

Así como Noguera, muchos otros pobladores recuerdan cómo este territorio fue afectado por los grupos armados -no solo la ex guerrilla de las Farc, sino también las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC); Los integrantes de las AUC llegaron al Bordo en diciembre de 1999 y se ubicaron cerca de la Policía, para controlar el pueblo.

 

 

El Bordo está ubicado entre Popayán y Pasto, al sur del país, a cinco horas de Cali. Es la cabecera municipal de Patía y Uno de los pueblos que más sufrió por el conflicto armado en el último medio siglo.

Carretera vía a pasto.

 

 Entre 1999 y 2001, los paramilitares hicieron 31 respuestas, especialmente con panfletos, en los municipios de Suárez, Buenos Aires, Villa Rica, Santander de Quilichao, Corinto, Popayán, El Tambo y El Bordo-Patía. Los padres de los trabajadores de la guerrilla y sus habitantes, pero el más afectado fue El Bordo. "No se investigó bien ni se conoció a nadie, ni iban amarrando ni a ahogaban, ni a la mano ni a la mano ni a la gente", aseguró Rigoberto Martínez, habitante de El Bordo.

 

 

En 1999, los hermanos Vicente y Carlos Castaño, jefes de las Autodefensas de Córdoba y Urabá, decidieron crear el Bloque Calima, por los padres de la zona, aburridos por los ataques de la guerrilla y disputas con narcotraficantes del Cartel del Norte del Norte Valle El Bloque Calima ingresó al Bordo bajo el mando del comandante Antonio Londoño, alias 'Rafa Putumayo'.

En enero de 2001, en las calles bordeñas aparecieron los panfletos con órdenes, como toques de queda y advertencias para los padres de familia controlaran a sus hijos; el Bloque Calima cometió todo tipo de crímenes contra la población apoyado por los empresarios y narcotraficantes de la región.

Órdenes de toque de queda y publicidades para las familias de pueblo.tomado de la página Huellas del dolor.

 

Martínez afirma que también operaban varios frentes de la guerrilla, “entonces ellos se peleaban el territorio; Hubo muchos comandantes que también murieron porque el ejército se combatió con el avión fantasma, esa era efectivo, el helicóptero arpía también el tenedor de miedo, porque se acabó con el nido de la perra (risas), aquí hay varias familias y su gente. Se fue para Cali, Popayán y otras ciudades ".

 

 

Los paramilitares no eran nativos, la mayoría llegó a Urabá y Córdoba, no se utilizaron uniformemente y se hicieron notar sus reglas con sus armas; Se convirtió en un boro en un puerto donde no solo pasaban alimentos, sino también coca. Fueron muchos los afectados, ya que los buscadores se posicionaron, teniendo como resultado el temor de los habitantes de El Bordo.

El 18 de diciembre del 2004 se desmovilizó a 546 hombres del Bloque Calima, queriendo dejar la guerra; Sin embargo, la población no olvida todo el daño que hicieron. Martínez recuerda que "aquellos manes llegaban y metían unos tanques azules, los llenaban de agua, amarraban a la gente y los metemos de la cabeza; poníamos una cinta en la boca, atábamos las manos con la misma cinta y los ahogaban. En la noche los Iban a botar al río ".

Autoras, Mildred Bahamón y Jessica Robledo, con información de la página Huellas del dolor.

 

EL BORDO, ¿REALMENTE CAMBIÓ?

 

Réplica para recordar la última vez que se hicieron los paramilitares antes que el pueblo abriera los ojos para encontrar la paz: "mataron al doctor Medina, ahí fue cuando el pueblo se arrebató y fue allí en la oficina de la Policía. Enojó, la misma ley, la Lucha y el entregó a la cárcel ".

Al pueblo lo han golpeado intensamente en varias ocasiones, pero los habitantes siguen con la firme convicción de que todo cambiará. Y poco a poco lo he ido logrando.

Mural de la Casa de la Cultura del Bordo; Representación de las diferentes etnias.

 

Después de la firma del Acuerdo de paz, El Bordo tomó un respiro para comenzar su transformación. La cabecera municipal de Patía creció demográficamente junto con otros municipios, como Popayán y Santander de Quilichao, en el sentido de que se han convertido en centros regionales de comercio, servicio y abastecimiento. Hoy, la economía del municipio se basa en la agricultura, la ganadería y el comercio informal.

 

 

Sin embargo, los habitantes del municipio no comparten una misma opinión. Por una parte, hay voces como la intención de la Policía Ferney Burbano: "La seguridad aquí es buena, no hay fronteras en el territorio. Pasa situaciones como en todo el lado, como es un pueblo pequeño dice que es peligroso", afirma con orgullo

Pero Rigoberto Martínez es un poco escéptico frente al aparente cambio de su pueblo: "Ahora se redirige a la delincuencia común". Los habitantes de El Bordo no quisieran recordar la época difícil cuando se marcó la sangre, el dolor y el sufrimiento, pero no se puede tocar el sol con un dedo y consultar el pasado.

Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes; Es la iglesia principal del barco, construida en el año 1917. (Tomada por: Jessica Robledo)

 

“La pelea de ellos eran los cultivos y el paso de la mercancía; Dice la gente que el propio jefe, que era (el expresidente Álvaro) Uribe, daba la orden, que era Uribe el que fundó eso y él fue que regó todo eso por acá ": Rigoberto Martínez

 

 Mildred Bahamon

  Jessica Robledo / Mildren Bahamon

  @ Jessrobledoo18

 

 

 

La reintegración social, clave para el cambio nacional. 

Profesionales de diversas ramas del saber hablan sobre esta política institucional

La editorial de la Universidad Santiago de Cali sigue apostándole a la creatividad y  a la calidad de las cubiertas de sus libros. El compilado Caliwood y metz. Un acercamiento a la semiótica del cine fue seleccionado a nivel nacional como una de las mejores portadas de libros universitarios 2018, por Jorge Restrepo, director y cofundador del Festival Internacional de Diseño 4GN.

“Actualmente, enfrentamos la peor crisis humanitaria que se ha vivido en todo el continente americano”. Rodríguez Piña.